logos_fadu

                

ricardo blanco

No esperábamos este revés tan duro, nos cuesta aceptarlo, no entendemos porqué suceden estas cosas, pero es así, no queda más que aceptar que la eternidad solo puede quedar en el recuerdo y en un legado valioso y ejemplificador, se nos fue un maestro, un amigo, un colega, se nos fue Ricardo Blanco, todo lo que se pueda decir acerca de él y su obra, no ha de ser suficiente para abarcarlos.

De una personalidad avasalladora, un motivador, visionario, siempre desafiante e instigador en toda su trayectoria, la realidad era para él algo ya instalado y conocido, pero había que indagar otros caminos alternativos, donde estaba esa belleza que tanto lo obsesionaba como el componente necesario para concretar cada proyecto, desde el más sintético al más complejo, y ni qué hablar de su destacada generosidad hacia todos, los más cercanos y los lejanos, con su naturalidad habitual aconsejaba, orientaba, habría puertas y sugería rumbos a quien lo necesitara.
Fue sin dudarlo la memoria viva del diseño de todos los tiempos, plena de anécdotas y hechos relevantes, desde las vividas con los grandes del diseño de todo el planeta y los tiempos, hasta las de sus estudiantes iniciales, de sus amigos y colegas, de sus observaciones de la naturaleza y la realidad cotidiana, en todas ellas había una reflexión enlazada al diseño y el proyecto, y las oíamos y atendíamos con expectante devoción.
Portador de un bagaje cultural inédito, conocedor del campo de las artes, de la filosofía, la literatura, el cine, instalando en cada uno de estos espacios su mirada vinculante con el diseño, su paso por la Academia Nacional de Bellas Artes, que presidió durante dos períodos, enriqueció y amplió la mirada con la incorporación del diseño, lo mismo logró con el Fondo Nacional de las Artes, y así se pueden enumerar todas las acciones en los diferentes ámbitos en que participó, colocando a la disciplina del diseño en el merecido podio, que no fue reconocido hasta entonces.
En su trayectoria académica, se puede decir que actualmente no hay escuela de diseño en nuestro país que no haya incorporado, total o parcialmente,  su influyente modelo pedagógico, claro, profundo, específico y de un pragmatismo de asimilación inmediata. Ha formado profesionales, que formaron profesionales y que seguirán formándolos, sin imponer líneas, formatos o modelos, con una sola expectativa, la de un diseñador responsable, reflexivo, conocedor y apasionado, solo así concebía la profesión.
Lo sobrevivirá y perpetuará una vasta producción literaria que abarca desde metodología proyectual, reconocimiento de casos relevantes del diseño nacional y sus diseñadores, hasta citas, relatos y anécdotas, del acervo profesional.
Deja una inmensa antorcha que la comunidad toda del diseño deberá mantener en alto y ardiente.

Gracias Maestro, no serás olvidado jamás!

Guardar

                
                
Produced by Andres Ferrero | Designed by AFdesign